Tus muebles esconden recuerdos de un pasado que merece ser conservado

 Todos los muebles que utilizo tienen historia detrás

Tanto los de mejores maderas como los sencillos de melamina. Han estado durante años viendo un ir y venir de gente, oyendo risas y llantos, presenciando como los pequeños crecían, atendiendo a las visitas, exponiendo las mejores vajillas en ocasiones especiales, devolviendo el mejor de nuestros reflejos… y el más real.  

Soy Leticia, el alma detrás de Muebles con Guantes, una web dónde comparto contigo mi pasión por los muebles recuperados y restaurados con la esperanza de conservar sus historias para siempre.  

Porque en todos esos muebles que pasan por mis manos, hay trocitos de un pasado. No se puede desterrar el pasado, está ahí. Es verdad que hay muchos que no “pegan” con la decoración actual, pero todo tiene solución. La decoración de una casa no tiene por qué ser lineal, se pueden tener objetos que den ese punto de distinción, color y originalidad.

Es muy agradable mirar a la esquina del salón y encontrarte un mueble que estuvo en casa de un familiar querido, siempre nos provocará una sonrisa acompañada de recuerdos inolvidables. No es solo un mueble recuperado, ahí descubres que “es algo más”.  

Son trocitos de mi familia… o de la tuya.

No concibo dejar atrás algo que en algún momento significó tanto para alguien ¿y tú?

ALMA

Todos los muebles cuentan una historia, tu historia, tus recuerdos, esos momentos especiales que estarán contigo siempre

PERSONALIDAD

El entorno que te rodea; tu hogar, cómo lo decoras,que muebles escoges, reflejan quién eres en realidad.

PROFESIONALIDAD

Me implicaré al máximo, tanto personal como profesionalmente, para dar una nueva vida a tus muebles antiguos y así conservar tus recuerdos para siempre.

ECOLÓGICO

Reciclando tus muebles ayudas a la conservación y equilibrio del planeta. Yo también tengo muebles de Ikea, pero no tienen esa magia especial.

ADOPTA UN MUEBLE RECUPERADO

Fueron comprados con cariño y no merecen caer en el olvido. Alguien los dejó para que formaran parte de otra vida. Dejarlos entrar o no, es decisión tuya.

DESCUBRE MI TRABAJO RECUPERANDO MUEBLES PARA DARLES UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Baúl de caballero restaurado

Érase que se era una vez, en tierras de Castilla, un caballero de la Orden de Calatrava que poseía un baúl de sus antepasados al que tenía gran cariño…

Así podría haber empezado esta historia si hubiera sido contada en otra época. Del momento actual solo dista la forma de expresarlo:

Mi amigo Pedro, Maestre de los Caballeros Custodios de Calatrava La Vieja, tenía un baúl cuya madera podía haber sido usada perfectamente para una noche de barbacoa con amigos. Sabedor del valor que tiene algo antiguo por muy destrozado que esté, no dudó en pedir a su madre que se lo cediese, que él iba a darle buen uso. Y así fue, se le pasó por la cabeza que yo podía hacer de algo inútil, algo útil. Esta es la pequeña historia del baúl de Pedro. Como he escrito en anteriores publicaciones, todo objeto tiene su historia, una historia que no tiene que tener un final.

¿Por qué reciclar y recuperar muebles?

Hoy me he hecho esta pregunta después de 3 años. Al principio me he quedado un rato pensando sin ir más allá de lo simple: porque me encanta y me relaja pero en realidad no es tan sencillo como parece. Es algo que engloba mucho más que eso.

Todos los muebles que utilizo tienen historia detrás, tanto los de mejores maderas como los sencillos de melamina. Han estado durante años viendo un ir y venir de gente, oyendo risas y llantos, presenciando como los peques de la casa crecían, atendiendo a las visitas que llegaban, exponiendo las mejores copas para las ocasiones especiales, guardando los vestidos de las ferias o navidades, sujetando los platos en las celebraciones, devolviendo el mejor de nuestros reflejos…

Han pasado momentos de nuestra vida acompañándonos. En todos hay trocitos de un pasado. No se puede desterrar el pasado, está ahí.

Lámpara de capricho recuperada

¡Hola de nuevo!

Un día, saliendo del gimnasio me llevé una grata sorpresa. En la esquina alguien había abandonado una lámpara y una mesita. La verdad es que parecía una imagen típica de decoración, de no ser por el contenedor verde que las acompañaba.

Sin dudarlo un momento me acerqué a la esquina a recogerlas, no sin esperar la reacción de mi padre al que tengo la casa llena de todo tipo de objetos que voy encontrando. Cogí la lámpara y abrí el maletero del coche, en ese momento salió el dueño que me miró con cara estupefacta pensando, seguro, para qué querría yo algo que él estaba tirando.

Pregunté si era suya, afirmó y me la cedió encantado añadiendo que tenía más muebles que pensaba tirar, que más adelante podía darme alguna otra cosa. No tardé ni tres minutos en subir a mi coche los dos muebles y dirigirme a casa. La cara de estupefacción de mi madre al abrir la puerta no es para contarla…

En tus muebles hay trocitos de un pasado que no se puede desterrar así como así

Todos nuestros muebles restaurados incluyen gastos de envío en el precio final. Visita nuestra TIENDA AQUÍ. Descartar

Suscríbete a la Newsletter de Muebles con Guantes

Para recibir novedades, noticias y promociones especiales en tu correo electrónico.

¡Genial! Ya estás dentro. ¡Muchas gracias!

Pin It on Pinterest

Share This